CUBA: PUENTE ENTRE CHINA Y AMÉRICA LATINA

Resumen: América Latina y el Caribe han vivido grandes cambios en la última década. Mientras Estados Unidos sigue ejerciendo fuerte influencia en la región, un nuevo actor aparece en escena: China. El gigante asiático se ha convertido en socio comercial estratégico de varios países de la región y las administraciones latinoamericanas sienten atractivo por China, sobre todo, como potencial fuente de inversión. Particularmente, este artículo se centra y recorre la relación sino-cubana demostrando que ambos construyeron un vínculo estrecho que incluye, más allá de lo comercial, la voluntad china de contribuir a la reinserción de Cuba en el mercado mundial. Resalta particularmente la utilización del poder blando como estrategia de relacionamiento con la región.

Ver artículo completo AQUÍ

PODER BLANDO E INFLUENCIA. CHINA EN LA COOPERACIÓN SUR – SUR: OBJETIVOS Y FINES DE LOS PROGRAMAS Y PROYECTOS DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Resumen: China exhibe atributos de prestigio para ser considerada una potencia a nivel mundial. El asombro que su transformación produce modifica la histórica preferencia por modelos y valores occidentales e impone la reinterpretación de modelos teóricos sobre el orden mundial. Desde el mismo nacimiento de la República Popular China en 1949, uno de los ejes más activos de su política exterior ha consistido en promover vínculos entre naciones en desarrollo, por medio de mecanismos e instrumentos típicos de vectores sur-sur de cooperación. Como resultado, guiada por pragmáticos objetivos, atendiendo a su renovado status como segunda economía mundial y mediante un sistemático ejercicio de poder blando, China ha ganado influencia en América latina y el Caribe. Los planes, proyectos, programas sobre ayuda para el desarrollo, el otorgamiento de becas o el financiamiento blando, conforman un amplio menú de opciones aptas para potenciar vínculos sur-sur y estrechar lazos entre nuestra región y China.

Ver artículo completo AQUÍ